martes, 1 de octubre de 2013

ECOS Y RESONANCIAS


 

ECOS Y RESONANCIAS


(Entrevista Nº 5)

 


Entrevistado: Pato Varas


Entrevista: Laura Oyarzún

 

Laura: - Pato, ¿Cuáles serían los fundamentos esenciales del Desarrollo Personal, y cómo estos se relacionan con el aspecto valórico?

 

Pato: ... Como el desarrollo personal nace de la Psicología Humanística, y nace en un cambio paradigmático en el cual  se modifica el concepto terapia, sus fundamentos vienen del momento en que la terapia, en sus modelos sicoanalíticos y conductistas, estaban más cerca de un modelo clínico o de reparación, de rehabilitación, de tratamiento; para un modelo de crecimiento, de desarrollo de las máximas potencialidades del ser, del organismo, y por lo tanto, la Psicología Humanística, y después también la Psicología Transpersonal va a considerar la ... no la única, pero una buena manera de terapia es el Desarrollo Personal. En un enfoque en el cual se busque que un organismo vaya desde su punto inicial de crecimiento, hasta su máximo punto de crecimiento como posibilidad, y que se realice en eso, es decir se sienta, por decirlo de manera simple, a gusto.

    Ahora esto tiene que ver mucho con el aspecto valórico, porque en el modelo conductista,  anteriormente se había tomado un supuesto que era que el ser humano no era valórico, no tenía valores inherentes a su naturaleza, y que por lo tanto, la terapia, la psicología o el cambio podía hacer de un ser humano algo bueno o algo malo; y sobre eso hay incluso hay películas, hay novelas y libros que han expresado eso, como las obras de Wells en cine, y la famosa novela de el Mundo Feliz, y más cercanamente la Naranja Mecánica. Sea una crítica a un enfoque en el cual se suponía que por estímulo-respuesta, por refuerzo, un ser humano podía ser enrielado, incluso en sus valores porque  en su naturaleza no había un mundo valórico inherente.

    En el sicoanálisis, este mundo valórico inherente Freud lo consideraba más bien negativo, había una creencia acerca de que el ser humano tendía a lo instintivo, a lo instintoide, y que en esa medida tendía a lo que podría ser negativo, e incluso a la maldad, y que la sociedad y el desarrollo humano hacía que este ser humano  se humanizara, que este animal racional se humanizara, de manera que la concepción valórica  también estaba más cerca de lo negativo, en cambio, cuando surge el Desarrollo Personal y surge la Psicología Humanística, y la Psicología Transpersonal  hay una creencia opuesta, y es que el organismo, no sólo el ser humano sino cualquier organismo al término de su vida tiene un propósito de realización, es decir, ser el mejor organismo  que podía ser, y aquí, al decir que podía ser el mejor organismo que podía ser, se está sustentando que en la naturaleza inherente de ese organismo, de ese ser humano, hay valores que tienden a su mejor realización. Los valores, por lo tanto del ser humano son aquellos que hacen al ser humano, ser más humano, y el Desarrollo Personal por lo tanto en su fundamento tiene una posición valórica, diría Yo, en términos simples, positiva. Ahora si lo imaginamos como en una línea de puntos, el organismo está en un punto, y va a un punto final que es el valor, y en ese camino  tiene un proceso de desarrollo  en el cual él se acerca a ese valor o se aleja  de acuerdo a las alternativas que tiene en la vida, y de acuerdo a la capacidad de ajustarse al encuentro con ese valor.  Y el Desarrollo Personal  como disciplina, como terapia, o como proceso  de vida consiste en eso, en darle a las personas el máximo de herramientas o recursos para que avance desde el punto  uno, de su estado de organismo inicial al punto final, punto valórico avance de la manera  más fluida y de la manera más flexible; así que ahí, hay dos grandes valores que están dentro del Desarrollo Personal  y dentro de la naturaleza humana, la fluidez y la flexibilidad. Desde luego que esto conlleve que el ser humano  se acepte a sí mismo como ser humano, se acepte singular e individualmente  como la persona que es, yo como la persona que soy y tu como la persona que eres, y al mismo tiempo acepte que  esa persona que tu eres y yo soy, cada uno, puede tener un desarrollo y puede tener un enriquecimiento, por lo tanto, en el fundamento de la disciplina del Desarrollo Personal está la idea de cambio o de mejoramiento de la calidad de vida  o de enriquecimiento de la calidad de vida, personal e interpersonal, pero sustentada en un hecho singular, paradojal, y es que el cambio no es para dejar de ser lo que se es, sino para ser mejor lo que se es; es como si lo dijéramos con palabras usadas anteriormente por el mismo Perls y por otros, se trata de que la “rosa llegue a ser  la mejor rosa que pueda ser, y no que se convierta en un clavel”.

     O sea, que el organismo sea el mejor organismo que pueda ser, y que haya y que tenga a la mano todas las herramientas y posibilidades para tener ese proceso, para que esto ocurra, nosotros hemos desarrollado un programa, podríamos decir de  Desarrollo Personal que tiene un proceso, y en el cual básicamente hemos descubierto que hay seis áreas de trabajo  personal e interpersonal para que este avance o desarrollo de las potencialidades sea más accesible, y es un área que podríamos considerar de los (1) aspectos netamente cercanos a lo corporal que se les ha llamado tradicionalmente cuerpo-mente, y que nacen del rompimiento del paradigma dual del cuerpo y mente que se le ha llamado en el mundo contemporáneo  el principio holístico. Hay un área que tiene que ver con (2) el mundo emocional, afectivo y sentimental, de los sentimientos de nosotros, que también requieren de un desarrollo y un proceso de búsqueda de las mejores  posibilidades mías para expresarme en ese ámbito, hay un área que podríamos llamar de (3) lenguaje, de comunicación, más mental por decirlo así, y que tiene que ver mucho con la forma en que yo me interpreto a mi mismo, y con la forma en que yo me comunico conmigo mismo y la forma como me comunico con los demás seres. Hay un área que tiene que ver con (4) la parte más espiritual o meditativa, o incluso religiosa o de religiosidad, porque a fin de cuentas este organismo que tiende al valor, va descubriendo que hay un ámbito que excede a su propia conciencia y a su propia individualidad, y que lo hace ser, por lo tanto más humano, por decirlo así, ese mundo espiritual lo hace ser más humano. 

 

Y después hay dos ámbitos más que son muy interesantes de trabajar, porque como diríamos, “en la cancha se ven los gallos”, que son (5) el de la interactividad, primero que nada, no tiene mucho sentido el Desarrollo Personal como un asunto interno, propio en solitario, en una isla, sino que se prueba en la calle, en la vida, en el trabajo, en el permanente quehacer, y eso tiene que ver con la interactividad.

    El segundo punto es que esa interactividad genera responsabilidades en la vida, responsabilidades y libertades, que de alguna manera se prueban en la (6) capacidad de gestión y autogestión que tienen las personas, de independencia  y de autonomía. A esta última área nosotros la hemos llamado comunitaria o de autogestión comunitaria, que se refiere a que, si realmente he tenido un proceso de desarrollo y de ajuste en la vida, y he alcanzado ciertos niveles de fluidez y flexibilidad, lo tengo que demostrar en mi vida con otras personas, y lo tengo que demostrar en  el quehacer y en la acción  con otras personas. Y esos diría yo serían los elementos pilares del Desarrollo Personal y del programa nuestro, y de su posición valórica.

 

Laura: - Desde el programa, ¿Cuál sería la proyección que tiene en el tiempo, cuáles serían los objetivos hacia dónde propende?, aunque ya, de alguna manera han sido señalados.

 

Pato: - La frase tan usada, “mejoramiento de la calidad de vida”, yo creo que ese es el objetivo o propósito final, pero hay otros objetivos que están en juego, que son ciertos valores que por decirlo así serían fines y medios, es decir, me explico, hay formas de vida que son más propias del organismo que otras. Entonces, un objetivo es que es necesario conocer y reconocer al organismo humano en lo que realmente es, y no en estructuras y superestructuras que se sobreponen y que hacen que se quiera que el ser humano sea de una determinada manera, cuando en verdad el ser humano tiene una forma orgánica de ser, y que es necesario respetar. Con esto me refiero a que el ser humano tiene ritmo, las personas tienen ritmos, en el ser humano existe el dolor y el placer, existen polaridades, existe la confianza y el miedo, hay una serie de formas de expresión de lo humano y que es necesario conocer, y a partir de su conocimiento, es posible cursarlas y recursarlas de la mejor manera posible para el beneficio del ser humano y de humanidad, pero no es posible  si se parte  de una posición que puede ser muy filosófica en la cual se quiere suponer que ciertas cosas no existen en el ser humano cuando en verdad existen. Esto es lo que podríamos llamar como el principio organísmico. Así como existe el principio  holístico, en este paradigma existe el principio organísmico y que se sintetiza en que este organismo humano tiene una forma de funcionalidad “x” que es necesario conocerla, y a partir de eso es necesario respetarla para que haya un crecimiento de ese organismo dentro de sus propias coordenadas. Todos los organismos, sean humanos, todos los mamíferos  en general tienen una forma de comportamiento, y no se puede ir contra ese comportamiento, hay que ir a favor de ese comportamiento, respetar para que ese comportamiento se traduzca en las mejores posibilidades que ese mamífero y ese ser humano tenían.

    Por ejemplo, hay cosas como... los valores que son de la honestidad, de la sinceridad, de la naturalidad, de la responsabilidad, de la libertad que son inherentes al ser humano, y que son valores de no fácil alcance, yo no quiero decir que porque se respete al organismo, simplemente haya un conformismo y una aceptación de las cosas,  de que las cosas tengan que ser como son, no. Dentro del organismo también hay valores complejos y altos y que también se persiguen. Aquí habría que discutir el concepto de felicidad. En el Desarrollo Personal desde mi punto de vista, la felicidad está dada fundamentalmente por la congruencia que tiene ese organismo consigo mismo, y con los valores que persigue. Entonces, a veces la congruencia no es conveniencia y por lo tanto implica sufrimiento incluso. Sin embargo si entendemos  o aceptamos que la felicidad está inmersa dentro del concepto de congruencia, y es posible que las personas aun sufriendo sientan que su vida es congruente y que es digna, y que por lo tanto vale la pena. Eso puede ser mucho más sano para un ser humano que meterse en un mundo que es muy conveniente, pero que es incongruente y en el cual se evaden los sufrimientos naturales de la congruencia y por lo tanto la vida termina por ser una cosa sin sentido, que está obviamente expresada muy bien en los valores del consumismo, que son valores muy convenientes, pero que no tienen que ver con la naturaleza profunda del ser humano, y que no apuntan a grandes valores, y por lo tanto a veces termina por convertirse en una vida sin sentido.

    Así que en los objetivos que persigue el Desarrollo Personal, obviamente que hay grandes desafíos, el desafío de ser responsable y libre por ejemplo, es un desafío tremendo. Y por otro lado también, hay el reconocimiento de las limitaciones, porque desde el momento en que aceptamos un organismo y lo observamos tal como es, vamos a ver que tienen un montón de limitaciones  y carencias, y que es necesario respetar eso, no digo sólo conocerlas y reconocerlas, sino respetar esas limitaciones.

    En el mundo más práctico, ahora del quehacer y de la disciplina del Desarrollo Personal, yo creo que en los próximos ... en este siglo que comienza, va a tener mucho de qué hablar, y va a tener mucho que ver, porque me da la impresión de que estamos en una cultura y una sociedad en que precisamente, más que perder sus valores, se ha desenfocado de sí misma. El ser humano se ha desperfilado de sí mismo y yo creo que estamos en una cultura, en una sociedad de grandes cambios, y cambios a veces rápidos. Entonces, que es lo que sustenta a un organismo que está en medio de una tempestad, o que está en medio de grandes cambios, la tremenda seguridad o confianza  que tenga en sí mismo, nada más. El marino que está en medio de una tempestad  con un velero, lo único que lo sustenta es su habilidad y su capacidad para enfrentar la tempestad, a partir de su conocimiento del velerismo por decirlo así, y de su fortaleza interna. Y sean los elementos que vienen absolutamente conocidos  o desconocidos, eso no incide tanto como su propio conocimiento de sí mismo, de sus propias limitaciones, hasta dónde puede llegar, y qué puede vencer y que no puede vencer. Entonces, solemos hablar mucho del valor de la experiencia, y como que la gente con experiencia ha vivido y tiene mucha experiencia en la vida; yo creo que eso es muy legítimo, sin embargo creo que la gran experiencia de la vida es la experiencia de conocerse a sí mismo, cosa que no inventé yo, ya lo había dicho Sócrates hace mucho tiempo. Y el conocerse a sí mismo, por qué es la gran experiencia, porque es el mejor recurso con el cual el hombre enfrenta lo desconocido, el entorno que le es desconocido. Y qué sucede en este momento y en siglo que viene, estamos obviamente en un mundo que es abiertamente cada vez más desconocido, tanto hacia fuera como hacia adentro. El mundo que viene, es un mundo... no digo que por desconocido malo o dañino, digo simplemente desconocido, ya sea porque se sale para otro planeta, o ya sea  porque se interna en experimentaciones con alucinógenos, sea en el ámbito en que se mueve, ya sea queriendo conocer en profundidad a través del microscopio la naturaleza y el mundo. El hombre está en un siglo en el cual lo desconocido prima sobre lo conocido, es más, lo conocido pierde sentido. Todo lo que se conoce de la ciencia, lo que se conoce en la tecnología, incluso lo que se conoce en la historia queda de un día para otro desbaratado por lo desconocido. La tecnología por eso cambia a pasos agigantados, y el computador que te compraste hace dos años ya no te sirve para nada, y te lo dan de vuelto en las empresas de computación, porque lo desconocido avanza  con una rapidez tal que Incluso pasa a llevar lo más conocido, y las verdades más dadas por hecha. Y en ese mundo de permanente novedad, de permanentes actos inesperados, lo único que sustenta al organismo sea cualquiera, sea un mamífero o un ser humano, es su conocimiento de sí mismo, entonces el Desarrollo Personal, que es por esencia la disciplina que se dedica a eso, creo que tiene una perspectiva muy válida en los próximos años.

 

Laura: - ¿Cómo se forma profesionalmente la persona que se quiere dedicar a esta disciplina?

 

Pato: Primero que nada, hay que comprender que la vida de la persona que se dedica a esta disciplina, está entroncada con el quehacer mismo; esto nace del cambio paradigmático de la psicología humanística, y fue expresado por primera vez en el año 56 por Carl Rogers, quien sustentó que el terapeuta en ese caso llamado así, o psicoterapeuta debía tener un nivel de congruencia con respecto al momento en que estaba trabajando con el cliente, no podía haber incongruencia entre el trabajo que él hacía con el cliente, y su persona. Posteriormente, Fritz Perls fue más allá, y señaló que el terapeuta debía tener una congruencia de vida, entre él y su trabajo, de manera que lo que se ha avanzado en este campo, en esta disciplina en lo que se ha consolidado es el aceptar de que la persona que se dedica a esta disciplina, esa es su forma de vida, y a partir de una forma de vida que desarrolla, trabaja. Eso es un proceso por lo tanto también largo, si bien hay un proceso de formación técnica, que puede ser relativamente corto o adecuado, el proceso de formación definitivo que hace  que un hombre o una mujer que se dedique a esto, se sienta que está bien parado en esta disciplina , le exige lo que se ha llamado hoy en día el encarnar los principios, entonces el proceso de encarnar los principios que están o subyacen en este... en el modelo del Desarrollo Personal es un proceso largo, que no se logra en años universitarios, ni se logra en tres o cuatro años.

    La base está en que ... lo más humano es, por decirlo así, lo más sanador, lo más terapéutico, o lo más propio del Desarrollo Personal, y alcanzar ciertos niveles, por decirlo así, de desarrollo, de expresión de la propia humanidad, obviamente no es un tema técnico, ni de formación universitaria ni de pocos años. Es un tema de experiencia, y de transitar por la vida, y aceptando que la humanidad propia además no es perfecta, y que lo que expone el profesional que se dedica a esta disciplina es su propia humanidad, no una perfección “guruística”, sino simplemente su persona al servicio de las personas;  y en ese sentido,  incluso  el nombre de este profesional ha ido cambiando, de primeramente, del modelo clínico  llamarse directamente psicoterapeuta, se pasó en el modelo de la psicología humanística a hablar simplemente de terapeuta. Porque  la terapia es algo más amplio que la psicoterapia, y aborda temas que están fuera del ámbito de la psicología como por ejemplo el tema del sentido de la vida, que es más bien un tema existencial y filosófico, que lo tiene que conocer un terapeuta y que no es un tema psicológico, sino que es un tema filosófico. Así que el terapeuta tiene que tener una visión y una forma de estar frente al mundo que es mucho más amplia que solamente la psicología, aunque la psicología es muy importante. Posteriormente, e inmediatamente dentro del ámbito de la psicología humanística y de la terapia humanística, se optó por el modelo llamado del Desarrollo Personal, y se optó por cambiar el nombre y hablar de Facilitador del Desarrollo Personal en vez de terapeuta; y es el nombre que ha permanecido hasta hoy en día. Es el nombre que tiene nuestro programa, formación de Facilitadores del Desarrollo Personal, porque  el Facilitador es una persona que, como dice su nombre, pone un montón de recursos y elementos al servicio de otra persona o de un grupo; es decir facilita un proceso, pero no lo maneja. La gran responsabilidad del cambio está en la persona misma y en los grupos mismos y no en el especialista.

    En el ánimo de hacer comprender de que en este... esta disciplina y en este quehacer, la libertad y la autonomía del cliente o el participante o de un grupo es muy importante. Ha habido otros aportes como el de Gendlin, proponiendo que el terapeuta o facilitador se llame simplemente acompañante, y que el acompañante  puede ser simplemente un participante, o sea un usuario, fíjate lo que está proponiendo, no es necesario un terapeuta, es necesario modelos para el cambio, y los modelos pueden ser aprendidos incluso por los propios participantes y puestos al servicio unos de otros. Entonces, en el modelo del Focusing de Gendlin, los participantes mutuamente toman las herramientas de trabajo y las usan, y son unos acompañantes de otros con lo cual se rompe el tema de la especialización, del especialista, del profesional. Así es que en lo fundamental, si seguimos tomando el nombre de Facilitador, se trata de un profesional que pone su persona y su vida o su estilo al servicio de un proceso de humanización de las personas. Ahora, en la formación para esto, obviamente, ¡Obviamente! Y, retomando las seis áreas que habíamos nombrado anteriormente, esta persona tiene que vivir  ese proceso en su propia persona, pasando por todos los recursos  y herramientas, y teniéndose a sí mismo como objeto de aprendizaje, como objeto de experiencia, y como objeto de cambio. El mismo cambio que el profesional va a proponer a otros, ha de haber experimentado y tiene que haber ocurrido de alguna manera en él, con el uso de las herramientas que están en las diferentes áreas. Así que en la primera parte del proceso de formación, es un proceso personal, de Desarrollo Personal, de desarrollo íntimo, del que quiere dedicarse a este quehacer o profesión.

    Una segunda parte, es la que se llama la parte técnica, es la adquisición de los diferentes recursos o herramientas que facilitan este trabajo, y que lo hacen fácil para un grupo o participante. En términos generales o convencionales, pensamos que una persona adquiere las técnicas en más o menos tres años, una o varias, especialmente si tiene una gran apertura a experimentar las técnicas en sí mismo, y no tanto en copiarlas en lápiz y papel, para ver como las aplica en otros. Yo insisto, el sujeto es el gran objeto de aprendizaje, yo mismo soy mi gran objeto de aprendizaje, para comprender todo este mundo del Desarrollo Personal y del cambio organísmico.

 

Las técnicas pueden ser adquiridas en tres o cuatro años, una o varias, pero un problema de más largo tiempo es el dominio metodológico. Y es el hecho de que una vez que se dominen las técnicas; dominar las técnicas significa en un paso más avanzado, ser capaces de recrearlas, de armarlas y rearmarlas, y de unirlas unas con otras, y de relacionarlas, y ese proceso el cual le llamo yo, etapa metodológica requiere otros tres años más. Cuando ya se dominan las técnicas, se adquiere el dominio metodológico; yo puedo conocer bien la técnica del Focusing de Gendlin, yo puedo conocer bien la Terapia Gestalt y haberla practicado en mí, y haberla practicado en otros, y puedo conocer bien la P.N.L., y todo el campo Reichniano, que es bastante dificultoso, pero puedo conocerlo bien y haberlo experimentado en mí mismo, y aplicarlo, pero llegar a tener un dominio metodológico sobre las relaciones que hay entre estos recursos, relacionarlos, intercambiarlos, recrearlos , en eso no me bastan tres años de aprendizaje técnico, me requieren más, y por lo menos son tres o cuatro años más... ya en la práctica del quehacer, o profesional para tener este dominio metodológico.

    Así que esta formación, más allá de la formación, “Académica o Técnica”, ya está requiriendo una formación en la práctica, que sumamos son de seis a siete años. Pero a eso hay que agregar  un tercer elemento que es... uno muy difícil, y hasta el cual llegan ciertos Facilitadores y no pasan de ese;  otros si pasan, es lo que se llama la actitud emocional. Es decir, una vez que se tiene el dominio técnico, y el dominio metodológico sobre la disciplina, cual es la actitud emocional con que esto lo pongo al servicio de una persona o un grupo, comprometiendo mi persona en eso. Este compromiso mío como persona, de estar ahí y estar emocionalmente ahí o sea estar afectivamente ahí, actitudinalmente, y no solamente técnicamente, es un proceso que yo diría requiere otros tres años más por lo menos de empezar a sentir de que emocionalmente yo estoy comprometido y metido en estoy que no hago esta cosa que ha sido tan típica  de las terapias y psicoterapias de marco antiguo o clásicas, que es el no involucramiento de mis sentimientos con lo que pasa en mi trabajo. Acá la propuesta es definitivamente la contraria, es decir yo tengo que ser capaz de involucrarme como persona, y por lo tanto con mis sentimientos, con mis afectos y con mis emociones. O sea, tengo que ser capaz de padecer también, y de ser en el ámbito del trabajo lo que ahí sucede, y teniendo una capacidad una consistencia emocional que me permita solidariamente con otra persona, y que sin embargo puedo mantener mi identidad. Y eso significa un tremendo crecimiento interno, llamémoslo existencial y emocional y esto no siempre ocurre. Los temores y los miedos hacen que  muchos Facilitadores lleguen hasta ese punto y en ese punto, siguen siendo Facilitadores o Terapeutas  que se manejan externamente pero no comprometida e internamente. Esto no tiene que ver con ser simpático en el grupo o estar permanentemente trabajando en el medio haciendo las experiencias, sino que tiene que ver con una cierta fortaleza y fuerza anímica que tú ves en el profesional, que sabes que te va a sustentar y que va a estar contigo y que va... una vez que termine el proceso, él va a salir adelante y tú vas a salir adelante, porque ese sustento que él tiene, de algún modo te va a ser a ti también de soporte; que es la capacidad que se le pide a la terapia, entre paréntesis, que sea el soporte, mientras otra persona está en proceso de mejoramiento de su autosoporte, que sea el soporte de esa persona, bueno, en este caso el soporte no es la Terapia, el soporte es el Terapeuta, y esto no significa que vaya a terminar rayado o loco, o enfermo  o deprimido, porque... por las cosas que vive, sino que desarrolló una capacidad existencial y emocional que le permite estar en ese ámbito, le permite estar en ese mundo y no ser negativamente afectado, sino ser positivamente afectado, es decir, el desarrollo de la solidaridad, es obviamente una salida positiva del asunto, la capacidad de comprender profundamente a los seres humanos y por lo tanto no ser tan crítico, es una salida positiva del asunto, la consideración, la capacidad de estar con el otro, la capacidad de exponer las propias limitaciones, porque no es nada tan grave ni pecaminoso, eso es como haber dado ese salto de haber alcanzado esta actitud emocional.

    Pero eso no es suficiente, cuando eso ocurre, cuando esa capacidad o actitud emocional ocurre, viene finalmente el encarnar, o el encarnamiento de los principios., es decir de qué manera el Terapeuta Facilitador, acompañante, o como se le quiera denominar, que trabaja con una persona o grupo, en su forma de ser, y en su quehacer, expone y es, no digo ejemplo, que es probablemente uno de los más difíciles y que mi experiencia personal, a mí me ha requerido muchos años de estar en esto para poder asimilarlo e incorporarlo, que es... se encarnan los principios cuando por ejemplo... este es un principio clave,  el del respeto al organismo, el respeto a la vida. Ese es un gran principio en la terapia, en el cambio, en el Desarrollo Personal, que se traduce en el trabajo directo en el uso de la no violencia y de la no presión en el trabajo mismo. Bueno, la mayoría de los Terapeutas, o Psicólogos o Facilitadores novatos, usan y hemos usado en nuestros primeros años mucha presión  en el trabajo, porque a través de la presión obteníamos éxito, presionábamos a una persona para que saliera adelante con... la solución de un problema, pero a través de un medio que era presionando, empujando, incluso agrediendo; pero eso no respeta el principio. Llegar a encarnar el principio y obtener los mismos resultados, de lograr que las personas lleguen a buen término con su proceso sin usar presión y sin usar violencia, significa que se ha logrado encarnar el principio, y que la persona... No existe brecha entre los principios que sustentan su trabajo y la forma como trabaja. El principio holístico por ejemplo, el principio de que mente y cuerpo están unidos, ¡Claro!, es muy fácil decirlo, pero son años de trabajo llegar a encarnarlo, tanto en las técnicas, en las experiencias, en los recursos, como en la forma de entender el proceso terapéutico de una persona en que tenga que ver a la persona como una relación inseparable de su cuerpo y su mente, en su espíritu y sus emociones , y poder comprender que en un todo, en cada parte y en todo están las respuestas, y no solamente las respuestas de la mente están en la mente, y las respuestas del cuerpo están en el cuerpo. Entonces, encarnar los principios es, obviamente lo que más tiempo toma, porque además tenemos que considerar que, muchas personas en su proceso de formación y de trabajo, van clarificando, o vamos clarificando con los años los principios, los principios están como implícitos, y después  pasan a estar explícitos, y en la misma historia de la Terapia Humanística, los principios no estaban siempre explícitos, los principios de la Terapia Guestalt, se han ido explicitando cada vez más y mejor, los principios de la Terapia Humanística, los principios a través de la actual Terapia Hakomi se han ido explicitando de una manera que hace veinte años no estaban tan bien explicitados, así que el proceso es natural que sea así.

    Y en la experiencia personal, yo puedo decir lo mismo, o sea, los principios con los cuales yo trabajaba  hace veinte años no estaban tan explicitados claramente en mi mente y en mi corazón, y directamente en mi acción, como pueden estar veinte años después, entonces, en síntesis, la formación de una persona que se dedique a esto, es una formación que tiene una primera fase, que es técnica, y que pasa por su proceso personal y que continúa con su proceso personal, y por una segunda etapa de largo aliento, que es podríamos decir, su formación en servicio, es decir, su formación en el trabajo ya en el quehacer, y que la persona lo puede chequear, o sea, el especialista que se dedique a esto lo puede chequear, con los años puede decir, en realidad yo estoy en un plano en que domino la metodología, no yo creo que hay un gran desarrollo  de mi actitud emocional o de dominio y encarnamiento de los principios. No digo que unos vayan unos después de otros, no digo que primero la etapa técnica, segundo la etapa metodológica, tercero la etapa emocional, y cuarto la etapa de encarnamiento de los principios. Todas empiezan al únísono desde el principio, pero unos se van cristalizando y cerrando, y logrando antes, lo más fácil es la técnica; conocer una técnica es lo más fácil, llegar a encarnar los principios es lo que requiere vida, y por eso vuelvo al principio, por eso lo que se puso en juego con Rogers y Perls fue que en estos, era un quehacer que comprometía tu vida, que te obligaba a plantearte  como persona y no como profesional y eso es encarnar los principios.

    Por eso es que toma tiempo, toma bastante tiempo.

 

 

 

 

    

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

jueves, 25 de julio de 2013

SILVANA CUBILLOS

Entrevistada :

SILVANA CUBILLOS

Pregunta: - a una persona que no sepa nada de Desarrollo Personal, entiéndase mechones, novatos, no se como le llaman en esta universidad, o a profesores, o a gente que nada conozca de Desarrollo Personal, de que manera tu le podrías decir, de manera muy definida y clara, acerca de ¿Qué es Desarrollo Personal e interpersonal?
SILVANA:
- Yo parto con mis alumnos generalmente explicándoles que el Desarrollo Personal es una forma de vida, que la mayoría de la gente tiene, algunos más conscientes que otros, y que se da en la mayoría de nosotros; que puede pasar  por ir a ver una buena película, y a partir de eso tener un aprendizaje en uno mismo, y evolucionar a raiz de la toma de conciencia; o leer un libro, y a partir de la lectura de ese libro, sacarle provecho para que te marque en tu forma de ser. Ahora, como lo veo en términos de un taller, es decir, por qué  talleres de desarrollo personal, si la vida es un constante desarrollo. Algo en alguna medida, para algunos más y para otros menos, llegamos a ser lo que somos, sin haber llegado a participar a taller alguno. No, somos personas que vamos evolucionando  y creciendo sin necesidad de un taller. Pero por qué los talleres, porque creo que un taller ayuda a que ese proceso que es natural, tal vez sea más rápido; para que ese proceso que es natural, tenga más recursos, no se si rapidez, pero que en este mundo tan rápido, en donde todo evoluciona tan rápido, y en donde las personas de repente vamos quedando desfasadas, el taller te da la posibilidad de contactarte
contigo mismo y aprender de ti a como funcionar mejor en el sistema. Funcionar mejor en el sistema contigo, y con otros. Ahora, cómo nace o que es lo que es, yo ... pienso que hay muchas personas que pueden decir que hacen Desarrollo Personal por la línea humanística, y eso significa tener ciertos principios.  Para mí, el principio de la honestidad, la libertad, de ver a la persona como un ser integral, holístico, de creer que somos parte de un todo, y que cada cosa incide, es decir, lo que yo hago incide en el resto, y lo que pasa al otro lado del  mundo incide en mí, esa postura hace que yo me la juegue por un tipo de talleres creados en la línea de la Psicología Humanística en la década de los 60 , que tiene una línea de acción, basado en un esquema de William Schutz, o decir que el tema del Desarrollo Personal es creado por Carl Rogers, y que es trabajo que Rogers comenzó de manera grupal, y denominó Taller de Desarrollo Personal, o proceso de Desarrollo Personal Yo me la juego por eso, para mí eso es Desarrollo Personal en términos de taller, pero en el fondo, el Desarrollo Personal es una forma de vida, que algunos hemos optado y algunos transcurren sin darse cuenta que están en eso.
 
 
PREGUNTA: Tu, siendo profesora, siendo Docente de una Universidad, y ofreciendo la asignatura de desarrollo personal, me imagino que tienes más argumentos para ofrecernos, y sobre todo para poderlos aplicar. También conviene saber que hablar de valores, no significa vivir los valores, sólo significa hablar de valores, lo ideal es vivir los valores, ¿Qué son para ti los valores Silvana?
 

Silvana:
Veamos, si me preguntas teóricamente, conceptualmente me cuesta definirlo, es decir, no tengo una definición clara en términos conceptuales. Siento que mi definición es más bien intuitiva, muy personal, no se si universal, pero tiene que ver con mis principios, es decir como mis guías, son como estados o sensaciones internas, que han sido mi opción, y que han sido una opción no tan consciente, y con lo que se hace específicamente, creo que sigue un proceso, para tener esa sensación hay que tener cosas resueltas, tener lo necesario para mí y para los seres que amo; eso por un lado, es decir eso está por el lado de lo material, en lo concreto, yo creo que alguien que hable de calidad de vida, tiene que tener la calidad de vida de sus expectativas resueltas.
 
    Y pasando a otra etapa, que tiene que ver con lo sentimental, con lo emocional, el haber logrado un conocimiento, por la vía que haya sido, tal vez por los golpes de la vida, tal vez por un taller, tal vez por encontrarse con un ser especial, tal vez por haberse enamorado, pero haber vivido algo que le da un proceso de autoconocimiento, en cuanto a sentimientos y emociones, y haber aprendido eso hasta llegar a una sensación de tranquilidad interna con uno mismo, las vías pueden  ser diferentes, pero es como llegar a esa sensación,



    Para mí una premisa, y me apoyo en la teoría de Maslow de la jerarquía de valores en donde una persona que siente que tiene una buena calidad de vida, debe tener las necesidades básicas resueltas, es decir, que viva en una casa, aunque sea pequeña, pero que para ella sea su espacio querido, o ya sea que viva en una parcela, pero que tenga lo que necesita de acuerdo a lo aspirado. Que tenga cosas... yo lo veo desde el punto de vista de mi vida, es decir, poder brindar la educación que se quiere para los hijos, es decir plantearse la posibilidad de decir, bueno, yo quisiera que mi hijo pudiera tener tal tipo de educación, y tal vez otra persona pudiese tener otra  inferior, y otra persona otra superior, pero tener la que yo quiero, para no ser ...



 
 

 
 
 
 
 
 
 
 


martes, 23 de julio de 2013

RICARDO JIMENEZ


Entrevistado:  RICARDO JIMENEZ

 
Pregunta: - Ricardo, ¿Cómo entiendes tú  el tema  de los valores, apoyándote en lo que conoces tú en el Desarrollo Personal e Interpersonal?
Ricardo:  Prefiero hablarte de mi experiencia en términos de los valores que de mucha abstracción.
    Mi experiencia se relación mi proceso en Desarrollo Personal y en paralelo con el tema de los valores, ha sido que en una primera fase, diría yo, inicial, en la que yo empiezo a profundizar mi vida, mi verdad, diría yo, me sentí un poco lleno, como diríamos en terapia guestáltica, de introyecciones valóricas, con las cuales me sentí extremadamente estrecho, apretado.

    Bueno, como te dije al comienzo, estudié en un colegio católico de una familia muy conservadora, entonces, bueno, eso estaba asociado también a estos valores que para mí, en mi primera conexión con el desarrollo personal, con el crecimiento, con una búsqueda más profunda de mi verdad, de alguna manera mi necesidad fue de rebeldía contra los valores por así decirlo, prácticamente demoler, si decimos  la palabra exacta, demoler y hasta descalificar todo lo que pudiera ser como norma... esa ara la concepción  de los valores en aquella época, normas impuestas, por así decirlo, que restringían mi libertad, expresión, finalmente mi verdad. Para mi fue indispensable, por ejemplo, creo yo dentro de mi

proceso, declararme absolutamente ateo, por dar un mero ejemplo, cosa que puede parecer sorprendente para alguien que después se define en la línea transpersonal , pero bueno, esa concepción de Dios, toda esa carga además, moralista de la Iglesia Católica, para mí era indispensable echarla por tierra, y en cierta medida, renegué bastante tiempo sobre el tema de los valores, si es que existirían valores, si es que podíamos hablar de valores universales, etc. Todo lo que se llama condicionamiento cultural, que algo verdaderamente auténtico. Sin embargo, como siempre, la vida se encargó de irme mostrando otro aspecto que fue lo que yo llamaría un proceso de ir descubriendo los valores. No como algo impuesto desde afuera, sino más
como un camino de crecimiento de ir descubriendo que aquellas cosas que para mí iban siendo más importantes esos elementos esenciales de mi búsqueda, no eran propiamente míos, sino que eran compartidos, que eran, por así decirlo, consensuales por personas que estábamos en una búsqueda similar. Y yo defino los valores así, o sea, yo daría una definición un poco pragmática de los valores, como aquellos aspectos que son comunes; como que todo el camino que uno va haciendo de auto crecimiento, desarrollo, de expansión, como le queramos llamar, va convergiendo a ciertos elementos comunes que no son propios, que son de la humanidad, llamémoslo así, y empezamos a razonar, en un campo de resonancia colectivo para mi gusto.

Obviamente, tiene más valor el que ha sido descubierto a partir de la experiencia, no el que ha sido impuesto externamente. Entonces yo me entiendo contigo cuando tu hablas de amor, porque en mí hay una experiencia que posiblemente es distinta, y posiblemente no estamos significando lo mismo, pero hay algo en común, y como digo es una característica, es algo que trasciende, que permanece y que es banco universal, y es bien bonito porque yo creo que para mí  también el tema de la conexión con los valores tiene que ver con una reducción del ego. O sea, de alguna manera, si bienes cierto, es parte necesaria del proceso de Desarrollo Personal, rebelarse contra los valores, y centrarse exclusivamente en uno mismo, y creer que lo que a
 
uno le está ocurriendo es lo que realmente importa, y después empezar a descubrir y a reconocer que el asunto no va como algo tan individual, sino que es algo colectivo, de aquí hay una búsqueda que es de toda la humanidad, estamos hablando obviamente del amor, de la justicia, de lo que todos sabemos que necesitamos, de lo que todos soñamos; que hay un sueño común compartido significa también un acto de humildad, me refiero a la reducción del ego porque finalmente creo que el tema es ese, hemos estado todos siempre en lo mismo, buscando por distintos ángulos, y por tanto, que no somos tan especiales ni mucho menos, sino que es algo que además ha estado siempre en la historia de la humanidad. Esa ha sido mi experiencia con los valores y ver desde mi perspectiva,
porque el Desarrollo Personal tiene que ver con la superación y trascendencia de paradigmas. Y los valores se inscriben en un paradigma; entonces, indudablemente en cuanto podamos tener una concepción de la realidad, más rica, más completa, más plena, etc.  Obviamente también en el plano valórico eso se ve absolutamente reflejado. Cosas tan obvias, yo creo que para todos los que llevamos algún tiempo en Desarrollo Personal, nos dimos cuenta que la felicidad no tiene mucho que ver con consumir más; pero eso pasa por una experiencia, por una cosa paradigmática, no es porque uno sea un niño bueno, sino porque efectivamente la experiencia de compartir el abrazo, la intimidad y el
afecto, para uno es fuente mayor de felicidad que comprarse el último artefacto eléctrico, si obvio, como no voy a querer eso, pero ocurre porque uno lo vive así, lo siente así, está ligado.
    Yo creo que en el terreno del Desarrollo Personal, el tema de los valores se “trabaja” o se “desarrolla” en forma indirecta o implícita. Indudablemente que una persona, cualquiera de nosotros que va profundizando en su vida, que va creciendo, se va desarrollando, se va conectando con valores superiores,  empieza a descubrir que en realidad esos valores superiores son comunes, y son eternos, y esos han sido en los que se ha sostenido la humanidad por siempre, entonces, ¡Bueno!, aquí estamos de nuevo.
Pregunta: -¿Qué pasa si uno quiere evitarle problemas a un ser querido, evitarle dolores, que pasa con esos introyectos que la sociedad te dice acerca de los valores, usando el concepto “introyecto” de la guestalt: “Yo te aconsejo que no hagas esto porque...” Es válido, no es válido, ¿Qué pasa con el consejo en el tema valórico?
 
Ricardo: - El consejo en el tema valórico en el que tu estás hablando en el...

 
Pregunta: - Teniendo en perspectiva tu visión transpersonal y también teniendo presente que la humanidad no es perfecta, es decir, todos tendemos a hacer cosas bien pero a veces nos pegamos  los portazos en la cara, ¿Cómo evitar que la gente se pegue más portazos en la cara, de los que puede soportar?

 
Ricardo:
- Hay varios temas que son atingentes respecto a lo que tú preguntas, porque... obviamente estamos hablando de la interacción, de la interacción terapéutica o de facilitación. Mi experiencia en esto, y aquí yo se que voy a decir algo que puede parecer una herejía, y creo que en cierta manera es una herejía desde la perspectiva humanística.

Para los que  nos hemos formado en guestalt, en que la clave está en que el sujeto perciba por si mismo, auto perciba, se dé cuenta de, no cabe estarle aconsejando o sugiriendo nada, lo que cabe es acompañarlo... bueno, todos sabemos eso, y que por lo tanto, al facilitar, el consejo es un “pecado”, dentro de la guestalt, dar un consejo es un pecado.  

   
Mi enfoque en relación a eso, pese a que yo sigo siendo bastante guestáltico al respecto, es decir, evito dar el consejo a como de lugar, aunque sin embargo creo, eso  también responde a un paradigma, el paradigma humanístico. Entonces eso que puede ser una verdad a todo dar, desde esa perspectiva, yo no la siento con esa carga ni con ese peso, desde la perspectiva transpersonal, por una sencilla razón. Porque es de dónde emana el consejo, y esto puede ser, o parecer más bien muy pretencioso o delicado, pero desde una perspectiva transpersonal, aún una percepción de que hay una dimensión superior, que nos trasciende y puede tener muchas características, pero una de ellas es que hay una fuente de verdad ahí, más allá incluso de  que esa verdad estemos siendo capaces de comprenderla o no. Entonces, desde la
 
perspectiva transpersonal, a mi me parece que la posibilidad, que en el enfoque transpersonal, claramente  sostiene que el terapeuta, más que un terapeuta, es un canalizador, que busca ser el puente entre, llamémoslo, así, el ser superior de la persona, o esa conciencia universal, o esa conciencia mística, y el ser humano que tenemos al frente, que se produzca esa conexión. Bueno, yo lo llamaría a eso un “consejo”, lo podría llamar un “mensaje”, pero a veces esos tienen un parecido práctico enorme. Es como cuando uno va a un tarotista y cuando estoy hablando, para buscar un ejemplo simple, no estoy hablando de esos “chantas”, que son como ...adivinatorios..., sino alguien pregunta y resulta que el tarotista, el esfuerzo que tiene que hacer él es el de tratar de no intervenir desde su propia personalidad
sino que el tratar de ser un canal limpio, y transmite el mensaje que por sincronía se manifiesta en las cartas. Cual es el principio transpersonal que está operando ahí, es que hay una expresión del ser divino, de la espiritualidad, de la conciencia universal, o como quieras llamarle, que se está expresando y que eso le puede ayudar a la persona, a comprender algo, etc...  Entonces, yo no lo llamaría consejo, le llamaría mensaje, pero para fines prácticos, tiene esa restricción, no es un mensaje que nace por así  decirlo desde el ego de la personalidad del terapeuta, sino que el terapeuta tiene que buscar la forma, cada uno tendrá su estilo para eso, su técnica, llamémoslo así, para que eso llegue en la forma más pura posible a la persona. Yo personalmente he recibido ese tipo de información, de distintas formas y por distintos canales, y debo decirte que para mí ha sido muy significativo en mi vida, entonces... Eso desde el punto de vista estrictamente humanístico puede ser descalificado, desde el punto de vista transpersonal, para mi gusto estamos hablando de oro paradigma en que eso se revalida, pero no en la categoría de un consejo, sino en el de un mensaje canalizado. Esto tenía que ver con los valores, y bueno, pienso que la canalización, que si lo hablamos así, es una...si es pura, está en la medida de la persona.


    En mi experiencia sistemática es eso, porque yo personalmente no trabajo  siendo yo canal, porque no es algo de lo cual yo lo sienta en mí, sino que mi trabajo terapéutico transpersonal, básicamente se focaliza a que la persona adquiera, a través de experiencia e instrumentos, la capacidad de ser su propio canal, de tener experiencias reveladoras, o experiencias transpersonales que traigan un mensaje concreto, y de repente ese mensaje es un consejo, ahora es un consejo que emana del organismo de esa persona a través de una visión, a través de algo que ve, etc. Pero de repente lo desafía enormemente en su mapa de creencias, es decir lo trasciende, y yo lo he visto refutado, bueno... (risas).
 

Pregunta: ¿Cómo podría ser transmisible al propio tu hijo, o a alguno de ellos, tu tienes cuatro hijos. al final de cuentas el es parte de nuestra; evitar que  se pegue los portazos en la cara el propio hijo o la propia hija. En rigor, podríamos hacer más operativo el cuento?
Ricardo: - ¿A qué te refieres con hacer más operativo...?
 
Interlocutor -... Te aconsejo que no hagas esto, yo lo hice, y en verdad hubiera preferido no hacerlo...
    Es válido, no es válido, desde la perspectiva que tu quieras darle, humanística, guestáltica, rogeriana, wilberiana, etc?
 
Ricardo: - ¡Bueno!, yo frente a los ...hijos me siento bien inepto. No me siento ni humanístico ni transpersonal, sólo me siento un tipo que trata de hacer lo mejor posible, por así decirlo. Y dentro de eso,  reconozco que no me siento muy ducho como papá... Pero montones de veces he recurrido a los consejos y que se yo.

Pero mi experiencia concreta es que depende también de la edad, obviamente de los niños, más chiquititos tienen una cosa que más naturalmente aceptan la veracidad de lo que uno les pueda sugerir o que se yo. Pero en la medida que van creciendo, mi experiencia es la conversación abierta y directa ... y no con una carga de imposición, es mucho más efectiva. El año pasado, la experiencia de mi hija de quince años, que decidió ir a Uruguay con un grupo de amigos y amigas, sola, de alguna manera desafía mis condicionamientos de cómo esto es posible. Tan chiquitita, yo a los quince años todavía era un niño, entonces me vi en un aprieto, entonces me vi que me pasaban muchas cosas. Finalmente me conecté y dije, que puedo hacer yo con mi hija, que es lo que me gustaría a mí, que es lo que

lo que yo necesito en este cuento,  que mientras ella esté en Uruguay, yo no lo esté pasando pésimo. De modo que básicamente planteé dos temas que para mí eran claves, uno era el tema de la droga, y el otro era el tema de la sexualidad.
Pregunta: ¿Qué entiendes tú por calidad de vida?

Ricardo:
-¡Bueno! Vuelvo a la experiencia personal, más que a definiciones conceptuales, porque calidad de vida, al igual que los valores, para mí es un tema que se va descubriendo en el sentido de que es lo que hace que yo sienta mi vida de mejor calidad, más rica, y eso está muy ligado a mi percepción de la realidad, ligado a los valores, y ligado también a los paradigmas a los cuales estoy adscrito. Entonces, cuando tu me dices que vengo
de una familia pudiente, y estudié
veo el cuento nuevamente, podríamos decirlo así, calidad de vida, en la medida de que esta se va enriqueciendo, en la medida en que yo soy fiel a esos valores que he ido descubriendo y en los cuales voy forjando mi existencia. Mi experiencia personal, de que no es mía no más, y que todos la vivimos con una suerte de contradicción, en cuanto hemos adoptado una suerte de contradicción, en cuanto hemos adoptado cierta visión de la realidad, ciertos valores, que no son precisamente los que predominan en la cultura, en donde siempre estamos un poquito “underground” y siempre estamos interactuando con esta otra cultura que dice: - ¡Pero!, ¿Cómo renunciaste a esa pega, a ese puesto, a esa empresa...? y la respuesta es que lo estaba pasando mal, es que no me sentía realizado, es que las



 
 
 
una carrera socialmente reconocida, ¡Claro! Esos elementos, desde cierta óptica desde cierta perspectiva, serían elementos que uno pudiese decir, que calidad de vida más maravillosa, pero eso depende desde donde se enfoque nada más, desde ciertos paradigmas y desde ciertos valores, eso es así, pero como esto se trata de que uno se va expandiendo y  que uno va mirando las cosas desde otras dimensiones la  cosa ya no es tan así. Es decir, para mí, en este rato, en lo que se refiere a lo profesional, lo fundamental, lo esencial, lo decisivo es que uno haga lo que le gusta, sea eso leñador, jardinero, arquitecto, me da lo mismo, eso para mí lo digo en forma muy categórica, porque para mí este proceso de aceptar otro oficio, con todo lo que significa también en la interacción con la familia, etc. Con la represión social
 
 
que puede tener eso, no fue un proceso fácil, tuvo también su carga de esfuerzo y de dolor, entonces obviamente yo en este rato desde mis actuales paradigmas, desde mi actual visión, eso es lo que hay que priorizar, y el resto, como dijo Jesús: “Os será dado por añadidura”. Yo confío en eso. Eso también tiene que ver con una visión paradigmática, yo creo que efectivamente  es así; que si uno se la juega  ... yo creo que además, en la historia hay pruebas evidentes de que la gente se la ha jugado en lo que realmente cree... yo no digo que todos hayan sido socialmente reconocidos, que hayan sido famosos, pero tengo la impresión de que si hablamos en términos de felicidad, ¡sí! Yo creo que la gente más feliz ha estado ahí, no necesariamente la más rica ni mucho menos, ni la que más aparece en los diarios... Entonces, por ahí
 
relaciones humanas ahí eran malas...  – Pero es que  el tremendo billetón a fin de mes...  no lograba calentar el corazón. Entonces se produce un lenguaje ahí difícil de  ... Pero cuando tu estás con personas que comparten esa visión y ese universo, sí, ahí está la sintonía y ahí uno refuerza, y confirma que efectivamente eso es más importante. Si en definitiva, yo creo que el tema es simple, todos los seres humanos buscamos la felicidad. Lo que pasa es que para algunos,  la felicidad está en que mientras más cosas compre en el alto Las Condes ...  y para otros, no se, la felicidad puede estar en el tiempo disponible para contemplar la naturaleza. Es en verdad una cuestión tan personal y subjetiva pero totalmente amarrada a lo otro, al camino del crecimiento, a tu percepción del universo, de la realidad, a tus paradigmas, a tus valores
ahí estamos todos, si todos queremos mejorar la calidad de vida, lo que pasa es que eso significa algo tan distinto para cada uno.
 
Pregunta: - El ego, hasta donde desarrollarlo y hasta donde disolverlo, ¿Qué tan necesario es el ego, incluso para la supervivencia de la persona? Mi pregunta va por ahí, ¿Qué es sano, para no sentirse atropellado por otra gente que si tiene más desarrollado el ego? Hay gente que prefiere confluir en una comunidad espiritual mental o animística, por decirlo de alguna manera.

Ricardo:
- Tengo una opinión, una visión, debo admitir que no es mía, pero yo la suscribo, la comparto, responde a lo que ha sido mi experiencia, que es básicamente el enfoque del mencionado Wilber y lo que

él sostiene y comparto es que la conciencia del ser humano tiene una estructura, tiene una jerarquía, tiene una forma que va desde los niveles más básicos, a niveles más sofisticados o más amplios, más expandidos. Y que la estructura más básica de la conciencia tiene que ver con el ego. Ahí estaría por lo demás todo el tema, y toda el área de trabajo que justifica al sicoanálisis y al conductismo Básicamente el conductista está, y el sicoanálisis está trabajando por sanar el ego, o conformar un ego sano en una persona, ese es su tema, pero él está trabajando en esa esfera de conciencia. El punto es ... no es el ego, el ego es parte, necesaria y fundamental de sanarlo, y en ese sentido hay que reconocer que el sicoanálisis es un gran aporte... El punto es que no somos sólo eso, somos más que el ego.
 
Entonces no es negarlo, no es pretender eliminar el ego, sino, se trata de trascender el ego, hay otros aspectos del ser humano que van más allá de esta mera personalidad, cosa muy necesaria, y tener buena autoestima, lo cual es fundamental. Pero somos más que eso, para qué nos vamos a quedar sólo con eso. Hay otra dimensión, si estoy siguiendo en este el esquema de Wilber, hay otra dimensión que va más allá del ego y que tiene que ver justamente con toda la propuesta de la psicología humanística, que tiene que ver con reconocernos como organismos totales. Con capacidad de expresión, de creación, de expansión, de comunicación, de interacción, etc.

    Todo el desarrollo del potencial humano, justamente está diciendo, ¡oye!, más allá de tus condicionamientos, de tus estructuras, de tus traumas
infantiles, tus complejos de Edipo, es decir, hay una posibilidad enorme de crecer, de expandirse, y de ir descubriendo nuevos potenciales, y en eso, la psicología humanista fue un movimiento que abrió este cauce. Y por lo tanto, ya el tema del ego está bien, está ahí, es necesario, y siempre va a estar, pero hay otra cosa. Finalmente, ya lograda esa gran expansión y esa capacidad de comunicación, bueno... volvemos a decir, aún hay más, entonces ahí viene el otro nivel de respuesta que no niega los dos anteriores, no niega que tenemos un ego, no niega que somos un organismo, que necesita autorrealizarse, sino,  que además viene la tercera capa de la conciencia, o la cuarta fuerza que habló Maslow, que dice si, por lo demás está el tema de la trascendencia, además podemos trascender, y para decirlo en términos radicales,

que a mí me encanta decirlo de esa manera, porque creo que refleja claramente la óptica transpersonal que es la  fuerza que desarrolla toda esta concepción. Nuevamente cambio de paradigma, para decir, no somos seres humanos que vinimos a tener una experiencia espiritual, somos seres espirituales que vinimos a tener una experiencia humana, o sea, eso somos. ¡Ah ya!, y dentro de esa experiencia humana, tenemos un ego, el que hay que saberlo domesticar, sanar y curar, por supuesto. Entonces, para mi gusto, cuando... las palabras se ocupan para muchas cosas, si se ocupa la palabra disolver el ego, como la aniquilación del ego, para mi gusto estamos en mal camino, porque para mi gusto es combatir contra lo que somos. Disolver el ego significa, para mí dentro de
esta concepción, ir desarrollando estas otras capas de la conciencia, que son mucho más expandidas, amplias, en que esta gotita que es el ego, en ese sentido se disuelve porque está en un océano tan amplio que ocupa un lugar que es importante, pero que no se roba la película, entonces disolver el ego tiene que ver más para mí con eso. Reconocerlo, re descubrirnos como seres en última instancia espirituales, por lo tanto, el tema del ego, la personalidad, el condicionamiento, y todo eso, es parte de la experiencia, pero no es algo que podamos borrar, y es más; en mi opinión, es... y aquí me voy a ir para otro lado de tu pregunta, aquí hay un enfoque que coexiste  dentro de lo llamado transpersonal, que marca dos visiones distintas, y que para mí es bien delicado, hay una

Visión transpersonal que pretende negar esta dimensión más básica de la conciencia, como quien dice, obviarla, y para mi gusto, la niega y la desconoce, en virtud de que aquí es más importante desarrollarnos espiritualmente, ese asunto para mí es altamente peligroso, debo decirlo así... aprovecho de estar siendo filmado para hacer una denuncia pública (Dice bromeando), de que yo lo encuentro terrorismo, es decir, peligroso, es una espiritualidad, finalmente evasiva, es decir, volvemos al viejo opio del pueblo que enunció Marx, porque es una invitación a desconocer, y a renegar de nuestra condición humana y simple, que nos hace tan bien reconocer; finalmente eso somos. Entonces, esos discursos de que yo soy un ser espiritual, entonces da lo mismo la embarrada que tengo en el trabajo, y da lo mismo la embarrada que tengo con mi familia, y la embarrada que tengo con mis hijos, porque yo estoy preocupado de... Personalmente encuentro una esquizofrenia esa cuestión, peligrosa. Y eso responde a una concepción, a un divorcio en lo que es, y cuyo origen está en la pregunta que tu me planteaste, aniquilar el ego todo eso es del ego, y yo no tengo nada que ver con eso, no señor... somos ego y tenemos que tenerlo ahí,  cuidarlo, sanarlo, Ok, trascenderlo pero con el ego incluido.